Sustitución de la bomba de agua: lo que se debe o no se debe hacer

08/06/2017

La sustitución de una bomba de agua requiere contar con unos conocimientos técnicos adecuados. ¿Está pensando en instalar una nueva bomba de agua? Este listado de lo que se debe hacer o no le ayudará a evitar 9 errores habituales.

1. No se preocupe si la nueva bomba de agua tiene un aspecto ligeramente distinto respecto a la antigua

Es posible que haya una diferencia visual entre la nueva bomba de agua que está a punto de instalar y la bomba antigua que acaba de retirar. Tal vez la nueva tiene una rueda de aspas metálica, mientras que la rueda de aspas de la bomba antigua era de plástico, o puede que su forma sea ligeramente diferente. No se preocupe por estas pequeñas diferencias: lo único que importa es la posición de la polea de la bomba de agua. Debe estar situada a la misma altura que en la bomba antigua, ya que si la correa empieza a rozar contra la polea, se deshilachará. Para comprobar si puede proceder a la instalación, solo tiene que colocar las dos bombas de agua sobre el banco de taller, mirando hacia abajo (es decir, con la cara que está en contacto con el motor), y comparar la posición de la polea.  

2. Limpie el sistema de refrigeración

No limpiar el sistema de refrigeración es un error habitual que puede puede costarle caro. Después de todo, es probable que el refrigerante antiguo esté contaminado y sus impurezas se pueden depositar donde se debe formar la junta dinámica. Como resultado de ello, estas impurezas pueden rayar la superficie de la junta dinámica, lo que a su vez provocará un fallo prematuro de la bomba. La limpieza es fundamental para eliminar toda la suciedad del sistema de refrigeración. Es posible utilizar una manguera y un producto de limpieza estándar, aunque el uso de una herramienta de limpieza como el dispositivo de limpieza Power Clean de Gates le ayudará a hacer este trabajo de forma adecuada. Consejo: si limpia el sistema de refrigeración con una bomba de agua acoplada, utilice la bomba de agua antigua y no la nueva para evitar que las impurezas puedan contaminar la bomba nueva.

3. No aplique sellador a una junta tórica ni a una junta seca

Al sustituir una bomba de agua, sustituya todas las juntas y sellados antiguos por otros nuevos. Si la bomba nueva incluye una junta, asegúrese de que su estado sea perfecto antes de instalarla (algunas juntas son tan finas que se pueden dañar fácilmente al abrir el embalaje). Tal vez tenga la tentación de aplicar sellador a una junta tórica o junta seca, simplemente para estar «más seguro», pero estas juntas no necesitan sellador. Si la junta de caucho no permanece en su posición, utilice una gota de refrigerante o aceite para sellarla.

Aplique únicamente sellador si así lo recomienda el fabricante del vehículo, y no utilice una cantidad excesiva. Aplique una tira fina y uniforme a lo largo del borde y retire el sellador sobrante antes de montar la bomba de agua. Si realiza esta operación después de montar la bomba de agua, no podrá ver el sellador sobrante en el interior, que podría dañar el sistema de refrigeración. El sellador se acumulará en forma de fragmentos que contaminarán el refrigerante y que pueden provocar fugas o daños importantes en el termostato.

Aplique únicamente sellador si así lo recomienda el fabricante del vehículo; y cuando sea necesario su uso, asegúrese de utilizarlo de forma correcta.

4. No utilice refrigerante antiguo o demasiado frío

Recoger el refrigerante de la bomba de agua antigua y volver a utilizarlo puede parecer algo sensato (y económico), pero le recomendamos encarecidamente que no lo haga. Después de todo, el refrigerante tiende a deteriorarse: tiene una fecha de caducidad. Rellene el sistema de refrigeración con refrigerante nuevo y asegúrese de...
  • ...utilizar el tipo recomendado por el fabricante del vehículo (no mezcle refrigerantes, ya que podrían reaccionar de forma negativa entre sí).
  • ...utilizar las proporciones adecuadas. Si añade una cantidad insuficiente de anticongelante, es más probable que el sistema de refrigeración se congele, mientras que añadir una cantidad excesiva también puede resultar negativo. Recomendamos utilizar una mezcla a partes iguales de agua y anticongelante (utilice una mezcla del 65 % de anticongelante y 35 % de agua en climas alpinos o siberianos).
  • ...mezclar el anticongelante con agua templada, aunque pueda parecer extraño. Añadir refrigerante frío a un motor caliente puede provocar un impacto térmico y dañar la junta, incluso con una bomba de agua nueva. 
  • ...utilizar agua destilada, desionizada o incluso agua embotellada, pero nunca agua de grifo. El agua de grifo puede ser muy dura, lo que podría provocar la acumulación de minerales en el interior del radiador, el panel del radiador y el bloque del motor. Cuando estos depósitos se descomponen, pueden dañar la junta de la bomba de agua.

5. Gire la bomba manualmente

Un gran número de mecánicos utilizan el siguiente procedimiento: sustituir la bomba de agua, apretar los pernos, instalar la correa, apretar el tensor, rellenar el sistema de refrigeración... y poner en marcha el motor (o simplemente acelerarlo). No obstante, el refrigerante necesita algo de tiempo para llegar a todos los lugares en los que se supone que debe estar presente, por lo que la bomba de agua funcionará en seco durante algunos segundos. Esto destruye la junta y aumenta el riesgo de fugas prematuras o ruido en la bomba de agua. En lugar de utilizar este procedimiento, le recomendamos bajar el coche tras instalar una nueva bomba de agua, rellenar el sistema de refrigeración, volver a subir el coche y girar manualmente la bomba unas diez veces, asegurándose en todo momento de que gira libremente. Gracias a este movimiento de rotación, el refrigerante es succionado hasta el componente de la junta mecánica, creando así una película que evitará el derrame de refrigerante. 

6. No se preocupe por una posible filtración a través del orificio de drenaje

Todas las bombas de agua de accionamiento mecánico cuentan con un orificio de drenaje que puede tener una pequeña pérdida al inicio de su funcionamiento. Una filtración a través del orificio de drenaje es algo totalmente normal en una bomba de agua nueva: una junta mecánica tiene un periodo de rodaje de unos diez minutos (lo que significa que se necesitan unos diez minutos de funcionamiento para que la junta se asiente adecuadamente). No obstante, si sigue observando filtraciones transcurridos unos días después de la sustitución de la bomba, o si detecta una filtración más pronunciada o incluso un goteo a través del orificio de drenaje, sí que habrá un problema: estos síntomas apuntan a una instalación incorrecta.  

7. Ventile adecuadamente el sistema de refrigeración

Al finalizar la sustitución de una bomba de agua, se recomienda purgar el sistema de refrigeración para expulsar todo el aire atrapado. Algunos termostatos tienen un pequeño orificio en la posición de las 12 en punto, una aguja móvil que permite la salida del aire (al mismo tiempo que se evita la entrada de aire nuevo).

8. Sustituya la bomba de agua, la correa y el resto de componentes de accionamiento al mismo tiempo

Durante la sustitución, es fundamental revisar el sistema de transmisión por correas encargado de accionar la bomba de agua. Un funcionamiento incorrecto de la correa y del tensor provocará un fallo prematuro de los rodamientos y del eje, una circunstancia que reducirá drásticamente la vida útil de la bomba. Por otro lado, una fuga en la bomba de agua afectará a la correa y al tensor. Por este motivo, recomendamos la sustitución simultánea de la bomba de agua, la correa y el resto de los componentes de accionamiento. Nuestros kits de correas de distribución y kits de correas de accesorios incluyen bombas de agua o incluso bombas de agua y termostatos.  

9. Sustituya el refrigerante cada cinco años

El refrigerante contiene agentes para evitar la formación de óxido, inhibidores de la corrosión y lubricantes para la bomba de agua. No obstante, estos componentes se deterioran con el paso del tiempo. Como norma general, sustituya el refrigerante cada cinco años para evitar problemas de cavitación. Después de todo, el refrigerante tiende a hacerse más ácido con el paso del tiempo, por lo que aumenta el riesgo de cavitación, un fenómeno extraño similar a unas «burbujas de aire» diminutas que pueden surgir y dañar la rueda de aspas y otros componentes (estas «burbujas de aire» contienen en realidad vapor muy caliente que puede romper el plástico y erosionar el metal al implosionar). Las burbujas de cavitación no son visibles, pero sí algunas de sus señales, como el sobrecalentamiento del motor y las fugas a través del orificio de drenaje. 

Cavitación: las burbujas de aire en el refrigerante se destruyen con una fuerza explosiva y erosionan los componentes individuales de la bomba.